autopneu
 

Algunos consejos para los motoristas novatos

motoristas

El fabricante Continental aconseja que una velocidad adecuada, la postura o el mantenimiento son claves en los primeros pasos sobre la moto

Nadie nace sabiendo, por lo que aprender a ir en moto también necesita su tiempo. Hay que practicar y acostumbrarse a las características de conducir sobre dos ruedas. De hecho, no se trata solo de obtener el carnet de moto (AM, A1, A2 o A, en cada caso) sino de saber circular en moto.

Por ello, Continental  recoge algunos de los consejos más valiosos que hay que tener en cuenta si se es conductor novato.

Velocidad adecuada

Evidentemente, lo mejor es aprender despacio, a una velocidad en la que el motorista se seguro y cómodo. Poco a poco irá haciendo cada movimiento de manera más automatizada y sintiéndose con mayor confianza para poder moverse de manera más ágil, aunque siempre hay que respetar los límites de velocidad máxima.

También ocurre a veces que, por excesivo miedo, rodamos a una velocidad excesivamente baja, lo cual es también peligroso, sobre todo en vías rápidas; e incluso está prohibido circular a una velocidad menor de la mitad del límite máximo establecido para esa carretera. Por ejemplo, no se debe circular por debajo de 60 km/h en una autovía, donde el límite genérico es de 120 km/h.

En cualquier caso, hay que adecuar la velocidad a las circunstancias lógicas por tipo de carretera, estado del asfalto, visibilidad, etc. La velocidad es uno de los principales factores de riesgo en la siniestralidad y en la gravedad de los accidentes de tráfico.

Cómo funciona el acelerador y el embrague

Se trata de uno de los retos a los que nos enfrentamos cuando empezamos a conducir un coche o una moto con marchas manuales: intentar que no se cale el motor. Tenemos que sincronizar la entrada de gasolina (acelerar) poco a poco con soltar la maneta del embrague para evitar que el motor deje de girar repentinamente por falta de par y deje de funcionar. Es cuestión de acostumbrarte al tacto de la maneta del embrague, por un lado, y al tacto del acelerador, por el otro. Normalmente hay que acostumbrarse en cada moto porque ese tacto suele ser un poco diferente en cada vehículo.

En qué marcha tengo que ir

Cuando se está detenido, normalmente hay que estar en punto muerto, mientras que, al iniciar la marcha, debemos empezar en primera marcha. Según avancemos en velocidad, debemos progresar a segunda, tercera, cuarta o quinta e incluso ir en sexta marcha cuando hagamos velocidades altas de crucero por autopista.

A la hora de circular por ciudad, es recomendable elegir bien la marcha, ya que el motor nos ayudará a acelerar más rápido si queremos avanzar con brío (marchas bajas). Sin embargo, es incluso más importante si queremos realizar frenadas o incluso detenciones. A la hora de reducir la velocidad, es mejor reducir de marcha para que el motor nos ayude a retener la moto. Si accionamos la maneta del embrague y únicamente utilizamos la fuerza de los frenos, estaremos desaprovechando esa capacidad extra de frenada y estaremos estresando demasiado a los frenos, provocando un gasto excesivo innecesario. Sólo hay una excepción: cuando queremos hacer una frenada de emergencia, debemos accionar la maneta del embrague para desengranar el motor y poder detener completamente la moto.

Papel de la maneta del embrague

El motorista novato cree que tiene mayor control si aprieta la maneta del embrague y únicamente frena. Salvo a velocidades muy bajas, en las que hay que ‘jugar’ con el embrague para evitar que el motor se cale o cuando queremos hacer una detención total, el motor siempre debe ir engranado para que no perdamos el control de la moto y la tracción de la rueda trasera sea la que deseamos.

Motoristas poco a poco

Al principio, no hay que preocuparse tanto de la técnica, sino de ganar confianza a lomos de la moto. Después, ya llega el momento de aplicar ciertos consejos que ayudarán a ir de manera mucho más segura sobre la moto: contra-manillar, posición del cuerpo, mirada hacia la salida de la curva…

Pies y manos del motorista

Es importante mantener las manos siempre en los puños del manillar para tener el control en todo momento y poder reaccionar a tiempo ante cualquier imprevisto. Ayuda también en ciertos momentos tener uno, dos, tres o los cuatro dedos apoyados en la maneta del freno y en la del embrague para ser rápidos a la hora de frenar ante un imprevisto.

Lo mismo ocurre con los pies. La planta del pie debe estar apoyada en el estribo correspondiente para que hagamos los apoyos de la manera más natural y cómoda además de estar cerca de la leva del freno trasero (derecha) y la del cambio de marcha (izquierda).

Next Post

Comunicado de los talleres de reparación sobre el Estado de Alarma

Lun Mar 16 , 2020
Después de analizar en profundidad cada punto del RD 463/2020, CETRAA y CONEPA  interpretan que los talleres de reparación y mantenimiento de vehículos están incluidos dentro de los servicios esenciales que la sociedad española necesita para preservar los servicios de transporte y movilidad recogidos en el artículo 7 del mencionado […]
logo autopneu
autopneu
A %d blogueros les gusta esto: